Entre Araba y Nafarroa

Tito Pueyo-k sortua, 2004, urtarrila 28 - 01:00
Ibilbide mota Joan-etorria bide beretik
Zailtasuna Zaila
Lurraldea Araba, Nafarroa
ABIAPUNTUA Monasterio de Kodes
Lotuta »Joar (mendi)
Gora-behera-
Luzera-
Iraupena3:00 - 4:00
Alert

Guk ezin dugu ziurtatu ibilbide hau zuretzako egokia denik, ez eta zuzen azalduta dagoenik ere, arduraz jokatu ezazu. Ibilbide hau egiten baduzu, esaiguzu mesedez egokia den ala ez, zer zailtasun topatu dituzun, zein zuzenketa egingo zenituzkeen e.a. oharra jarraian erantsiz

La sierra de Kodes es una magnífica y caprichosa formación que separa a cuchillo Araba y Nafarroa. Su máxima altura, el Ioar (1.416 mts.), es una magnífica atalaya sobre tierras alavesas y navarras. En el otro extremo se halla el Costalera (1.234 mts.). La subida al Ioar es fácil y sin dicultades desde el Santuario de Kodes (Nafarroa) y en su ascensión el camino nos recompensa con un entorno de gran belleza acrecetando por la presencia de los «gendarmes» que custodian la sierra.

SANTUARIO DE KODES

En el aparcamiento señalado en «Cómo Ir», tomar de las tres pistas de tierra que allí nacen la situada a la derecha de un panel explicativo donde comienzan las marcas rojas y blancas que nos guiarán. Un poco más arriba (¡ojo!), al llegar a la altura de una borda, existe una bifurcación. Seguir por la derecha. A partir de aquí las marcas se entremezclan (rojas y blancas y amarillas y blancas), pero sólo existe una pista a seguir entre bonitos y jóvenes robles que lo inundan todo.

Por esta pista, con el Ioar a nuestra izquierda, llegamos (¡ojo!) a un gran hito de piedras y una marca a la izquierda del camino por donde nos internamos.

BAJO LOS ?GENDARMES?

Por este nuevo camino salimos en breve a terreno despejado, arribando a un tramo sobresaliente en belleza. El sendero se transforma en muy pedregoso y ya nos vigilan los afilados y esbeltos «gendarmes» que custodian el Ioar. Este camino nos va a llevar al collado de La Llana, entre el Ioar (izq.) y Peña Plana (dcha.).

En nuestro caminar hacia el collado, cuando el sendero gira a la izquierda, observamos frente a nosotros un más que empinadísimo tramo por donde intuimos que se habrá de subir. Tranquilos. Cuando llegamos a su inicio, un hito de piedras y marca nos obsequia con una alternativa: podemos seguir hasta el collado tranquilamente por un zigzagueante y magnífico sendero a su derecha sin problema alguno.

COLLADO DE LA LLANA

Llegamos al collado donde (¡ojo!) abandonamos el camino principal. A la izquierda, un hito y una marca roja (a partir de aquí las marcas son puntos rojos) indican el inicio de un senderillo por donde tomamos. Un poco más arriba, ya vemos la antena cimera del Ioar que nos sirve de referencia.

El sendero, sin pérdida, nos lleva a un bonito hayedo que se sitúa bajo la cima. Una vez dentro de él seguimos las marcas rojas de los árboles hasta el final del mismo. Una vez fuera de él coincidimos con la terrosa pista del repetidor que viene desde Santa Cruz de Campezo. Por ella salimos al espléndido mirador del Ioar. Vértice geodésico, cruz de hierro y dos buzones, uno en forma de árbol del Haritz Zaharrak Mendizale Elkartea de 1990 y otro del Manuel Iradier que nos vuelve a recordar que estamos en límite entre Araba y Nafarroa. La vistas hacia Sierra Cantabria-Toloño, Nafarroa y valles del sur de Araba son magníficas.

LA COTA

ACCESO: Monasterio de Santa Cruz de Campezo (Nafarroa).

COMO IR: En Elgorriaga (Vitoria-Gasteiz) tomar dirección Santa Cruz de Campezo a donde llegamos sorteando el puerto de Azaceta y tras dejar atrás Maeztu y Antoñana. Una vez en Santa Cruz seguir dirección Bernedo para pasar por Genevilla. Tras este pueblo seguir dirección Aguilar de Kodes y, poco más adelante las indicaciones al Santuario de Kodes. En su parte posterior existe una pequeña explanada donde parten tres pistas y se ubica un panel explicativo. En ese lugar dejamos el coche.

Desde la Rioja alavesa, por Bernedo.

CARACTERISTICAS. 1h.30m. de ascensión, aproximadamente. Ruta sostenida de bellísimos rincones y vistas de honor. Espléndidamente marcado.