Mello, en la cuna de Antonio de Trueba

Tito Pueyo-k sortua, 2004, urtarrila 19 - 01:00
Zailtasuna Zailtasun gutxikoa
Lurraldea Bizkaia
ABIAPUNTUA Montellano
Lotuta »Mello (mendi)
Gora-behera-
Luzera-
Iraupena3:00 - 4:00
Alert

Guk ezin dugu ziurtatu ibilbide hau zuretzako egokia denik, ez eta zuzen azalduta dagoenik ere, arduraz jokatu ezazu. Ibilbide hau egiten baduzu, esaiguzu mesedez egokia den ala ez, zer zailtasun topatu dituzun, zein zuzenketa egingo zenituzkeen e.a. oharra jarraian erantsiz

El Mello (628 mts.), situado sobre los dominios de Muskiz, es una humilde cima pero de extensas vistas sobre el Mar Cantábrico y en sus faldas, en el pueblo de Montellano, nació en 1819 el escritor y cronista Antonio de Trueba cuya estatua podemos contemplar en el mismo centro de la capital vizcaína en los Jardines de Albia sentado sobre una silla.

POR MONTELLANO

En el aparcamiento de Montellno señalizado más abajo en «Cómo Ir» tomamos por una estrecha carretera ascendente que allí mismo nace y que nos lleva hasta las casas más altas del pueblo donde, por la derecha de la casa «Landa Berri», tomamos por una pista hormigonada que nos saca definitivamente del pueblo.

Por esa pista llegamos a una puerta y, tras ella, a dos depósitos de agua. Tras éstos la pista hormigonada se convierte en terrosa llegando a una bifurcación. Seguir por la derecha para llegar ahora a una trifurcación siguiendo en esta ocasión por la del medio. Nos internamos ahora en un bosque de altísimos eucaliptos donde llegamos a otra bifurcación siguiendo por la ascendente de la izquierda (hito de piedras). Más arriba, nueva bifurcación. Una pista herbosa nace a la derecha. Seguir por la principal.

IMPORTANTE DESVIACION

La pista, sin pérdida, llega a confluir con otra llana que recorre horizontalmente la montaña. Ojo, no hemos de tomar ni a la izquierda ni a la derecha sino de frente por un tímido y casi inapreciable sendero a cuyo inicio existe un hito de piedras. Este sendero se interna en un tramo muy sucio donde ramas caídas, zarzas, helechos y demás vegetación dificultan un tanto la marcha pero por muy poco tiempo.

Superado este tramo llegamos a lo que queda de una antigua puerta donde giramos a la derecha para (¡mucha atención!) caminar unos escasos siete metros. A esa altura hemos de tomar otro oculto senderillo a la izquierda marcado con otro hito de piedras. Por ese sendero, que nos encajona de nuevo entre la espesa vegetación y sus incómodos espinos, salimos en breve a una ancha pista llana. Señalizar este punto para encontrarlo a la vuelta.

Hemos de seguir ahora muy cómodamente por la derecha de esta nueva y ancha pista. Poco más adelante (¡ojo!), la pista se bifurca. Seguir por la izquierda en terreno herboso.

En este tramo ya obtenemos buenas vistas hacia el Alen y demás cimas de Encartaciones. Más adelante, nos encontramos con una pista que nace a la derecha. Proseguir al frente por la principal.

AMPLIO COLLADO

Llegamos enseguida a un amplio collado que ya se asoma al Cantábrico, Punta Lucero y el Serantes. En el collado tomamos por la ancha pista de la izquierda para llegar a unos carteles indicadores. En éstos se señalan las direcciones a Muskiz, Puerto de las Muñecas y Mello, siguiendo lógicamente esta última dirección. Tras un breve repecho final llegamos a la panorámica cima del Mello de amplias vistas sobre el Cantábrico, las cimas de Castro Urdiales, Muskiz, Petronor, etc.

En la cumbre (que no se «huele» hasta llegar a ella), vértice geodésico, cuatro placas de recuerdo, y dos buzones del Babcock & Wilcox y del C.M. Mello de 1988.

COMO IR: En la autovía de Bilbao a Castro Urdiales abandonamos ésta en la salida «Zierbena-Gallarta». Siguiendo hacia Gallarta llegamos a Las Carreras y, después, a Muskiz tomando en este pueblo dirección «Sopuerta-Zalla». En esa carretera encontraremos la desviación a Montellano. A la entrada del pueblo, junto a las escuelas y su bonita iglesia, encontramos un magnífico aparcamiento donde dejamos el coche.

Oharrak:

1h.15m. de ascensión, aproximadamente. Ruta sostenida marcada con algunos hitos de piedra. Numerosas referencias y cruces. Seguir atentamente las indicaciones. Algunos tramos muy «guarros». Generosas vistas desde la cumbre de esta humilde montaña.