Urdóneko arroila

Jose-k sortua, 2008, abendua 26 - 19:19
Garaiera 120 m
Mendialdea
Kokapena ED50 30T X.367120, Y.4791265
WGS84 43.260615 N, -4.638508 E.
Abiapuntuak Urdón, Tresviso
Gertu .
Lurraldeak Cantabria.
Kategoriak .
images
Urdóneko arroila
Urdón errekaren gaineko zubia ©Jose

Europako Mendien ekialdeko mazizoaren (Ándara) ipar-ekialdeko ertzean, Urdón errekak 5 kilometro luze den arroila landu du kareharrian. Europako Mendietako bazter guztiek bezala Urdóneko arroilak paisaia ikusgarriak baditu ere, arroilan gora igotzen den bideak ematen dio xarma berezia. Mehatz ustiapenak zirela eta XIX mendean eraikia, Urdón izeneko toki batetatik abiatzen da, izen bereko errekak La Hermida zintzurrean Deva ibaiarekin bat egiten duen lekuan, eta paretatzarrak sigi-saga gaindituz Tresviso izeneko herrixka batetara iristen da. 2 ordu t'erdi inguru behar dira 825 metrotako igoera burutzeko.

Mendizaleentzat bi aholku:
· Urdónen kotxea uzteko toki gutxi dago. Goiz joatea komeni da, lekua aurkitu nahi bada, La Hermida zintzurreko errepide bihurri eta estuak ez baitu aukera handirik eskaintzen.
· Kantinplora beteta eraman, ez Urdónen ez eta bidearen zatirik handienean ere ez baitago iturririk. Invernales de Príaseko artzain txabolen ondoan aurkituko duzue ur fresko-freskoa duen iturri bat.

Irudiak

***

***

***

***

***

***

***

****

***

***

***

***

***

***

***

***

****

****

***

***

***

***

Senda Urdón-Tresviso: historia y trazado

Urdónen, bidearen hasieran dagoen kartelak honela dio:

SENDA URDÓN-TRESVISO: HISTORIA Y TRAZADO

Algún apunte histórico

La construcción del camino Urdón-Tresviso se remonta a mediados del siglo XIX, una vez se conoce la existencia de cinc en el Macizo Oriental de los Picos de Europa. En este período las empresas mineras comienzan a abrir vías de acceso necesarias para transportar el mineral extraído en las Minas de Ándara hasta el cauce del río Deva, en el desfiladero de La Hermida, donde se cargaba en barcazas de fondo plano que lo conducían hasta Unquera. Una vez en Unquera, el mineral era cargado en buques para ser enviado a Bélgica, Alemania y Reino Unido, aunque en ocasiones era transporado en ferrocarril para ser embarcado en Santander.

El descenso del mineral desde Ándara hasta La Hermida se realizaba tanto por el camino de Bejes como por el de Tresviso-Urdón. Es a raíz de la realización de este último cuando se explotaron temporalmente unos indicios de sulfuros y carbonatos de cinc en los Invernales de Prías, de los que aún quedan como testigo algunas bocaminas.

El mayor inconveniente en la explotación de estas minas fue el transporte del mineral ya que Agustín Mazarrasa, director de las minas del mismo nombre y quien mandó construir el camino de Tresviso a Urdón, prohibió la utilización de éste a la sociedad que explotaba las minas de Tresviso. Para salvar este obstáculo se instaló un cable que accionado por una especie de noria movida por bueyes, bajaba el mineral y subía los víveres y utensilios mineros. El mecanismo de la noria de la que aún quedan vestigios estaba situado en Cotero La Cruz (la última curva importante según se accede a los Invernales de Prías, inmediatamente por encima del Balcón de Pilatos). Con un poste itermedio de carga y descarga en Ciabedo (algo después de La Bargona), el cable finalizaba a un kilómetro y medio de Urdón.

Descripción de la senda

Se trata de una senda que serpentea por una pared semivertical, salvando un desnivel de 825 m en 5,8 Km de recorrido (ida y vuelta).

Su primer tramo es llano y discurre al lado de las cristalinas aguas del río Urdón. En las riberas hay una vegetación del terciario. En los rellanos frescos nos encontramos con tilos, avellanos y algún arce campestre, y aferrados a la roca veremos cerezos de Santa Lucía, higueras y encinas. En este primer tramo cruzaremos tres puentes, dos sobre el río Urdón y un tercero sobre el sobrante del canal que alimenta la central hidroeléctrica de Urdón.

Una vez atravesado este último puente, bajo cuyas aguas podemos contemplar alguna que otra trucha, comienza la ascención mediante continuos zigzags a lo largo del canal, aquí conocidos como “tornos”. Continuamos la ruta por una zona más abierta en la que se suaviza un poco la subida hasta llegar al Balcón de Pilatos. Desde este impresionante desplome sobre el cauce del río Urdón podemos contemplar un bosque mixto en la ladera de enfrente y el lento planeo del buitre sobre los paredones verticales donde establecen sus buitreras de cría.

Superado el gran escalón rocos nos toparemos con las bocaminas y escombreras de los invernales de Prías, desde donde se divisa el pueblo de Tresviso. Ya sólo nos queda atravesar unos pastizales y llegaremos al pueblo, situado en una hondonada al abrigo de los vientos del Oeste.”